Una experiencia educativa un ideal para la vida

b

vvEl objetivo de la enseñanza es el crecimiento de cada alumno. Ni siquiera la transmisión de la cultura, que es una de las tareas específicas de un colegio, es el fin último y exhaustivo, porque no podría alcanzarse sin el crecimiento de aquel al que se le transmite esa cultura. Una transmisión mecánica y exterior, seguida inevitablemente de un aprendizaje de este tipo, no tiene nada que ver con un saber auténtico ni con una ciencia auténtica.

2 WBEl saber es una conquista personal que cada uno realiza, y que se ve favorecida en el encuentro con un maestro que sabe hacerlo revivir. Se trata de que el estudiante llegue a “hacer suyos” los conocimientos que adquiere, no sólo en función de “competencias” que pueda ejercitar, sino como conciencia de sí mismo y de la realidad. El estudio, la didáctica en clase, y las actividades complementarias están en función del crecimiento del estudiante.

3 WBUna consecuencia metodológica importante es constatar que el aprendizaje no lo provoca tanto lo que decimos a los estudiantes sino el tipo de trabajo al que les introducimos en clase.

 

nnn

4 WB APRENDER
PRIMER CICLO DE LA ESO:
‘Aprender haciendo’.
El alumno aprende a través de las acciones que realiza si alguien le ayuda a tomar conciencia de ellas. De ahí la variedad metodológica y la riqueza de propuestas que se hacen en las distintas materias: son necesarios muchos pasos, compuestos de palabras y, sobre todo, de gestos y acciones.

5 WB RAZONSEGUNDO CICLO DE LA ESO Y BACHILLERATO: La seriedad en el uso de la razón. Es uno de los pilares metodológicos de nuestra educación. Tal seriedad consiste, sobre todo, en el rigor con el cual se siguen los distintos métodos de investigación y estudio dentro de las distintas disciplinas académicas. Queremos introducir a nuestros alumnos en la forma de pensar y razonar que exige una materia y en el dominio de sus categorías con el fin de que descubra el sentido de lo que estudia y lo haga suyo.

 

6 WB LINGUISTICAUNA EXIGENCIA DIDÁCTICA PERMANENTE: la dimensión lingüística de la razón. Para alcanzar la verdad“es necesario hablar bien y razonar correctamente”. Efectivamente, ambos aspectos -lenguaje y razón, reflejados en la palabra griega logos- son necesarios para aprender a pensar con el objetivo de descubrir la verdad.