A la vuelta del verano nos encontraremos con un año muy especial pues celebraremos el décimo quinto curso de existencia del Newman. Es un motivo para estar muy contentos, pero principalmente por la densidad y los frutos de la experiencia educativa que llevamos custodiando entre todos. La satisfacción, aunque es grande, no puede venir sólo de que ascendamos ya a casi 1.500 alumnos, de que las instalaciones se hayan mejorado en esta última década o que sigamos obteniendo muy buenos resultados académicos. La satisfacción viene sobre todo de ver cómo cada uno de los alumnos se van haciendo adultos y van asumiendo sus responsabilidades en la sociedad de una manera significativa. En un momento en el que prima el éxito o la competitividad es bonito ver como lo humano florece en los alumnos que pasan por el colegio. Su capacidad de implicarse en el bien común, su deseo de no buscar sólo el propio beneficio, su interés por ser emprendedores, su juicio crítico, su aptitud para la acogida y valoración del resto de personas y equipos, su sensibilidad por la belleza y el gusto hacen de nuestros alumnos un valor social incuestionable. Es sobre este punto sobre el que queremos congratularnos en este momento y haceros partícipes de todo ello, para que sigamos construyendo una experiencia educativa viva y que pueda responder a los retos actuales. Por tanto, tendremos oportunidad de celebrar los 15 años en diferentes iniciativas y actividades que muestren este recorrido. Contamos con vuestro protagonismo, implicación y participación. Gracias por vuestra compañía y feliz verano.

Juan Ramón de la Serna

Director del Colegio Internacional JH Newman